Problemas de erección: ¿Uso de remedios, inyecciones o cirugía?

problemas-de-erecao-remedios-injecoes-cirurgia

Los problemas de erección son más comunes que pensamos. Con diferentes grados de intensidad, la disfunción eréctil puede variar de leve a severa y atingir no solamente a los hombres con edad más avanzada, sino que también los más jóvenes. Sucede que el miedo o la vergüenza de hablar sobre el asunto genera que muchos hombres se escondan. El prejuicio y falta de información sobre la gran posibilidad de cura que los tratamientos traen comprometen su vida sexual y, consecuentemente, la social.

Caracterizada por la dificultad de obtener y/o mantener una erección peneana adecuada y suficiente para la actividad sexual satisfactoria (desde la penetración hasta la eyaculación), la disfunción eréctil puede tener causas tanto psicológicas -como la ansiedad, estrés, depresión, entre otras- como físicas, como problemas hormonales, diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer de próstata, consumo excesivo de alcohol y otras drogas que perjudican el buen funcionamiento de su organismo.

La búsqueda por el tratamiento adecuado comienza con una consulta médica especializada, la que indicará los exámenes necesarios para descubrir los principales factores que llevarán a la solución del problema. Dependiendo de la situación, el tratamiento puede ser a base de remedios, inyecciones o implante de prótesis peneana. ¿Quiere descubrir las características y diferencias de cada uno de ellos? ¡Siga leyendo este post que voy a explicar!

 

Tratando la disfunción con medicamentos

Los medicamentos usados en el control de la disfunción eréctil contienen principios activos que promueven la circulación de sangre en los cuerpos cavernosos del pene y así lo deja erecto cuando es estimulado sexualmente. Hay diversas opciones disponibles en el mercado, pero lo más indicado es obtener una prescripción médica.

Vale recordar que los remedios no combaten la causa principal de la disfunción eréctil y, por esta razón, funcionan más como un método paliativo de tratamiento, normalmente cuando el problema de erección está comenzando y posee un grado leve o moderado. Los efectos normalmente duran cerca de tres horas, cuando existe estímulo erótico, y el remedio debe ser tomado momentos antes de la relación sexual, ya que lleva cerca de 30 minutos para entrar en la corriente sanguínea. Por no tener un efecto de tratamiento, ellos pueden perder su fuerza con el tiempo y dejar de traer resultados satisfactorios.

El uso de remedios para estimular la erección, no obstante, está condicionado a algunos efectos colaterales, como obstrucción nasal, dolor de cabeza y rubor facial. No todos pasan por eso, pero es un efecto común. En pacientes con edad más avanzada, los remedios o la reposición de testosterona para intentar mejorar la erección puede, todavía, aumentar los riesgos de cáncer de próstata. Vale recordar que su uso debe ser controlado y no es indicado para pacientes con problemas cardíacos o que desarrollan la disfunción eréctil por causa de enfermedades como diabetes, obesidad, cardiopatías, males circulatorios, hipertensión arterial y fibrosis internas en el pene, una de las principales causas de la Enfermedad de Peyronie.

 

Tratando la disfunción con inyecciones

Además de los medicamentos consumidos vía oral, es posible, también, inyectarlos. La diferencia es que las inyecciones tienen efecto inmediato, ya que el principio activo es prontamente absorbido por el cuerpo. A pesar de tener un resultado instantáneo, hay pacientes que a los que no les gustan ese tipo de tratamiento por una serie de motivos.

Para comenzar, es necesario ya tener una cierta habilidad en la aplicación de inyecciones y familiaridad con la aguja, ya que el procedimiento debe ser realizado en el momento de la relación sexual. Eso, para algunos, puede ser motivo de vergüenza, dependiendo del nivel de intimidad que tenga con su pareja, además de molestar el desarrollo del acto sexual.

Otro inconveniente de la inyección es que necesita ser una dosis específica, esto produce que ella pueda no funcionar la primera vez que es utilizada, principalmente si el paciente tiene un grado de disfunción eréctil más elevado. Además de eso, su uso continuo puede llevar al surgimiento de carozos o fibrosis en el pene, que causan otras complicaciones además de la disfunción eréctil, como la Enfermedad de Peyronie.

Si usted quiere considerar la inyección como un método para controlar su disfunción eréctil, reflexione bien sobre los pros, los contras y no deje de consultar a su médico para conocer todo el procedimiento y condiciones. Recordando que, así como los remedios, las inyecciones funcionan como un tratamiento paliativo y pueden perder su efecto con el pasar del tiempo.

 

El tratamiento definitivo con la prótesis peneana

Si usted llegó hasta aquí debe estar preguntándose ¿cuál es el tratamiento definitivo para la disfunción eréctil, ya que el uso de remedios e inyecciones pueden perder su efecto con el tiempo? La respuesta temida por unos y desconocida por otros es el implante de prótesis peneana.

Muchos le temen por necesitar de un proceso quirúrgico e imaginan que afectará la sensibilidad y funcionalidad del pene. Pero la realidad es que la prótesis no solamente recupera la rigidez y salud peneana de forma permanente, sino que también trae de vuelta la autoconfianza, la posibilidad de retomar la vida sexual y evita el agravamiento hacia otras enfermedades decurrentes de la mala calidad de la erección, además de no tener efectos colaterales para la salud del hombre.

El primer paso para realizar este procedimiento es marcar una consulta con el urólogo, que por medio de un examen de ultrasonido colorido realizado con erección inducida detectará la real causa de la disfunción eréctil y evaluara la estructura interna del pene para la correcta colocación de la prótesis. En seguida él te explicará los tipos de prótesis existentes en el mercado, así como las características de cada una. De esta forma ustedes podrán llegar, juntos, a una decisión final y satisfactoria.

 

La disfunción eréctil y la disminución del pene

Además del problema de erección, la disfunción eréctil también puede traer consecuencias para la anatomía del pene, como la reducción de su tamaño o afinamiento. Estas condiciones pueden ser resueltas en la misma cirugía de implante de la prótesis, que es realizada a partir de la Técnica Egydio.

En una única cirugía, el método implanta la prótesis e iguala la elasticidad de los tejidos del pene basándose en principios geométricos para estirar y recuperar el mayor tamaño y diámetro posible, hasta el límite máximo de los nervios, vasos y uretra. Esto trae una mayor satisfacción a los pacientes, porque es raro que el hombre lidie bien con la disminución del pene.

Ahora que usted ya conoce los tratamientos posibles para la disfunción eréctil, ¿qué tal evaluar  su condición y empezar una conversación que traerá su vida sexual de vuelta?

Para esto,  necesito conocerte un poco mejor. Cliquee en el botón abajo y rellene el formulario de disfunción eréctil.

RECIBIR PRE-ANÁLISIS

Dr. Paulo Egydio

MD, PhD, Dedicado no Tratamento da Doença de Peyronie, Pênis Curvo e Implante de Próteses Penianas. Doutor em Urologia pela USP, CRM 67482, RQE 19514. - Vencedor do Debate do Sobrevivente da AUA em 2019.





Suscríbase a nuestro blog